Para quienes aman a Dios, todo contribuye para su mayor bien: Dios endereza absolutamente todas las cosas para su provecho, de suerte que aún a quienes se desvían y extralimitan, los hace progresar en la virtud, porque se vuelven más humildes y experimentados.

SAN AGUSTÍN

Google

jueves, 24 de enero de 2013

Conjunto de acordeonistas uruguayos y artista plástico colombiano en Mundial de Acordeones



Los primeros en confirmar su participación en el quinto Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón, a realizarse en Valledupar del 19 al 22 de junio de 2013, han sido: un conjunto de 20 acordeonistas uruguayos, en parte financiados por el Fondo Nacional de Música de su país, y quienes traerán un repertorio de temas de autores uruguayos, para acordeón, y Luis Alberto Pérez Benavides, un interiorano residenciado en Valledupar hace varios años, donde se dedica a fabricar, reparar y reconstruir todo tipo de objetos en pasta, plástico y fibra de vidrio. Él, al lado de su esposa, cualquier día decidieron introducirle algunas innovaciones a su trabajo y es así como han terminado de darle forma de acordeón a una CPU (el cerebro de los computadores), elaborando su carcaza totalmente a mano en materiales como fibra de vidrio, acrílico, madera y acero inoxidable.

Dado que el Mundial de Acordeones abre espacios para las artes plásticas y artesanales, además de las escénicas como la danza, el teatro y la música, siempre y cuando todas ellas tengan al acordeón como elemento protagónico, este computador en forma de acordeón será exhibido como parte de la programación oficial del encuentro de acordeonistas.

Otra de las actividades de este certamen organizado por la Fundación Reyes y Juglares Vallenatos es el intercambio de saberes que se realiza en la Academia de Música Vallenata del Turco Gil, en el cual participarán este año la maestra Gisela Pinato y la profesora Analía Etchart, uruguayas ambas, compartiendo sus experiencias en el área de la formación docente.

jueves, 10 de enero de 2013

Homenaje a Jacob Luque en Mundial de Acordeones

La quinta edición del Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón que se realizará en Valledupar del 19 al 23 de junio de 2013 se hará en homenaje a don Jacob Luque García, el primer importador en Valledupar de acordeones Hohner para sus almacenes La Paciencia y La Nueva Paciencia. Don Jacob Luque se inició como comerciante en una época en la que por aquí no había carreteras y el transporte de mercancías se hacía en recuas de mulas. -“Todavía están colgando los sacagrapas en la casa, que se usaban para abrir esos cajones de una madera clara, de pino, en donde venía la mercancía de Alemania, de Suiza, y entre ellas los acordeones, los opales, etaminas, anilinas, bacinillas o micas, machetes, lámparas a petroleo y todo lo que el ser humano consumía en ese mundo primitivo de entonces, en donde la gente se conformaba con poco, pero de gran calidad”-, recuerda en su nota de aceptación del homenaje a su padre, don Jacob Luque, enviada a la organización del Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón, por Alba Luz Luque, quien agrega: -“Tengo fotos de ese almacén de mi viejo, que todo el mundo en la provincia conoció y que como me dijo un taxista hace poco: … vea doña, es que aquí el que no haya conocido a Jacob Luque no es vallenato”-.

Las inscripciones del quinto encuentro están abiertas hasta el 18 de abril de 2013 para los acordeonistas de las distintas culturas del mundo que quieran compartirlas con el pueblo vallenato, con posibilidades de extensión a otras ciudades ante cuyas autoridades se están haciendo gestiones en este sentido. Pueden realizarse a través del correo electrónico: eldiariovallenato@gmail.com 

Como en anteriores oportunidades, algunos de los artistas participantes harán el aporte de su presentación el sábado 22 de junio a favor del ancianato regentado por las Hermanitas de los Pobres.

El Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón que realiza la Fundación Reyes y Juglares Vallenatos a finales del mes de junio cada año en Valledupar viene convocando a los grupos o solistas folclóricos, populares, clásicos o de academia, de música, danza y / o teatro, cuyo repertorio tenga el acordeón como instrumento de ejecución central. De la misma manera podrán participar artistas plásticos y los artesanos cuyo trabajo tenga al acordeón como elemento esencial de su inspiración, labor u obra.

Su directora es la periodista Lolita Acosta Maestre, quien define el encuentro como un espacio de confrontación cultural y musical de todas las naciones del mundo, de carácter cultural, lúdico, recreativo y formativo, al cual los participantes acuden sin ánimo de lucro, animados sólo por el propósito de dar a conocer y compartir la cultura de sus naciones de origen. Para el logro de este objetivo los conciertos van acompañados de diálogos entre los artistas y el público. Este es un proyecto que pretende conectar la realidad social local con las expresiones musicales de todo el mundo ejecutadas en acordeón como instrumento central, además de rendirle homenaje a éste como elemento iconográfico de la cultura del Valle de Upar y otras regiones del Caribe colombiano, entre otras del mundo.

Hasta la fecha se han realizado cuatro ediciones.

La primera, del 24 al 26 de junio de 2009, en homenaje a Los Niños Vallenatos del Turco Gil en los 10 años de creación de esta agrupación musical. Participaron en ella, por Argentina: Los Gaulos Trío (Aldo Taborda, Lucas Cantarutti y Gabriel De Pedro) y Germán Fratercángelli (solista), y por Colombia: 5 pa’las 12 (Grupo de Teatro de la Universidad Autónoma de Bucaramanga) con la obra “Las 3 preguntas del diablo enamorado”, de Misael Torres y la dirección de Chalo Flórez; César Cristancho (solista) y Los Niños Vallenatos del “Turco” Gil (Director: Andrés “El Turco” Gil). Contó con los patrocinios de la Gobernación del Cesar, Alcaldía Municipal de Valledupar, Fundación Aviatur, Emisora Maravilla Estéreo, Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, Corporación Biblioteca Departamental Rafael Carrillo Lúquez, Academia de Música Vallenata Turco Gil, la Municipalidad de Paraná (Argentina) y Flecha Bus (Argentina).

La segunda, del 23 al 26, con extensión a la ciudad de Santa Marta el día 27, se realizó en homenaje a Santander Durán Escalona en sus 50 años de vida artística. Participaron, por Portugal: João Gentil (Solista); por Argentina: Cuarteto Tartaruga (Mario Braun, Raúl Rodríguez, Juan Ignacio Estela, Orlando Menchón y Enio Locatelli), Mario Osman “Marito” Coria (Solista), Andenes del Viento (Mariela Campodónico, Daniel Ren y Martín Correa con la dirección escénica de Cecilia Oberti) y el Dúo Alejandro Brittes y André Schmidt Ely; por la República Checa: el Dúo Pilsner Pepes (Josef “Pepe” Pospísil y Milan Benedikt Karpisek), y por Colombia: la Organización Musical Dyonnel “El Pollito Mono” (Dyonnel Velázquez, Jorge Luís Torres, Jesús David Cabarcas, Pedro Torres, Carlos Pereira y Milne Campo). Fueron sus patrocinadores: la Gobernación del Cesar, Fundación Amigos del Viejo Valledupar (AVIVA), Centro Vacacional Los Trupillos (Santa Marta), Alcaldía Municipal de Valledupar, Aviatur, CORPOCESAR, Gases del Caribe, Hohner - Casa Musical Ortizo, COMFACESAR, Corporación Biblioteca Departamental Rafael Carrillo Lúquez, Academia de Música Vallenata Turco Gil, Emisora Maravilla Estéreo, Gobernación de la Provincia Santiago del Estero (Argentina) y la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (Argentina).

La tercera edición, del 22 al 25 de junio de 2011 con extensión a Bosconia el día 21, se hizo en homenaje a la Dinastía Musical Romero. Participaron, por Argentina: el Dúo Guillermo Codino y Claudio Robaglio; por Colombia: José Gustavo Gómez y su Conjunto (José Gustavo Gómez, Jairo Acosta Molina y Fabio Andrés Toncel), y por Uruguay: Silvio Previale e hijos (Silvio Previale Pic,  Silvio Nicolás Previale Pinato y Santiago Previale Pinato). Patrocinaron: la Gobernación del Cesar, el Centro Cultural Casa Grande (Bosconia), la Alcaldía Municipal de Valledupar, Solar Hotel Sicarare, Guatapurí Plaza Comercial, Corporación Biblioteca Departamental Rafael Carrillo Lúquez, Academia de Música Vallenata Turco Gil, Alcaldía Municipal de Bosconia, Fondo Nacional de Música (Uruguay) y el Intendente de Salto, Germán Coutinho (Uruguay).

En la cuarta edición del Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón se les rindió homenaje a los Técnicos del Acordeón Vallenato, entre el 20 y el 24 de junio de 2012. Participaron por Argentina: Facundo Torresán y su grupo de música litoraleña y entrerriana (Facundo Torresan, Agustín García, Franco Ratzkov y Sebastián Martínez); por Colombia: el Dúo Nuevo Mundo (Lácides Romero y Francisco Rivera), Eris Puentes y su show “La magia de un acordeón” (Eris Puentes, Jesús López y Juan Vega) y Los Ahijados del Vallenato (Director: José Ermes Melo), y por Italia: Mauro Mariani y su Conjunto (Mauro Mariani, Jairo Acosta Molina y Gabriel Acosta Molina). Fueron sus patrocinadores: la Gobernación del Cesar, Alcaldía Municipal de Valledupar, Guatapurí Plaza Comercial, Hotel Arawak Upar, Hostal Mizare, Provincia Hostel Valledupar, Hotel-boutique Casa Rosalía, Miche-Instrumentos musicales Hohner, Academia de Música Vallenata Turco Gil, Corporación Biblioteca Departamental Rafael Carrillo Lúquez, Revista virtual Panorama Cultural, Paseo Vallenato Tour, Fundación Amigos del Viejo Valle de Upar (AVIVA), Rancho Regis, Banco de la República, Asociación de Artesanos Calle Grande, Agencia de Viajes y Turismo Fénix Tour, RUDATO Publicidad, Solar Hotel Sicarare, COMFACESAR, Imagen Radiológica Diagnóstica doctor Wenceslao Ropaín Miranda, Sonesta Hotel Valledupar, la Cámara de Comercio de Valledupar y la Fundación Universitaria del Área Andina.

domingo, 6 de enero de 2013

El poeta José María “Chema” ha muerto

Por: Lolita Acosta Maestre

José María "Chema" Maestre Álvarez, el poeta patillalero inmortalizado en los versos de José Hernández Maestre, murió ayer, en horas de la mañana, luego de dos días de permanencia en la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Cesar, donde fue llevado a causa de una neumonía.

Chema Maestre, como fue conocido por propios y extraños, había nacido el 9 de agosto de 1918 en la población de Patillal, en el municipio de Valledupar, siendo el menor de los seis hijos del hogar de José María Maestre Maestre y Carmela Álvarez de Maestre. Fueron sus hermanos: José Manuel, Victoria, Carmen Sofía, Leticia y Ana Dolores.

Bernardo Araujo fue su primer educador en la escuela pública que aun existe en Patillal. Del bachillerato sólo logró hacer el primer año pues el Colegio San Francisco, fundado allí por el profesor Nicomedes Daza López, cerró sus puertas en el año de 1934 al no encontrar suficientes alumnos con quienes funcionar. Solo cinco alumnos tuvo ese curso: Chema Maestre, Carlos Pérez, José Manuel Daza, Lucas Daza y Rafael Eduardo Daza.

La vena poética afloró en Chema Maestre desde su infancia, cuando en las clausuras de fin de año de la escuela declamaba las poesías de Julio Flores que sus maestras le encargaban y que él, con gran facilidad, aprendía. También a esa edad comenzó a escribir y no lo dejó de hacer sino hasta cuando la enfermedad del olvido se apoderó irremediablemente de su mente hace pocos años. Chema vivió una feliz, grata y ejemplar existencia. Él escribía sus poemas inspirado por sus propias vivencias, los hechos que lo afectaban o le daban alegría.

A la edad de veinte años contrajo matrimonio con Francisca Martínez, en cuyo hogar nacieron sus hijos: Miriam, Armando, Carmen Cecilia y Ligia.

Las tareas de campo, como la ganadería y la siembra de arroz y algodón, entre otras, fueron sus actividades principales. Hace muchos años tuvo una fábrica familiar de guaireñas.

En 1992, luego de conocer su obra que permanecía dormida en un viejo baúl, decidí publicarla en el libro que titulamos “Sueño de amor”, el cual tuvo dos reediciones que él rebautizó como “Huellas del ayer” y “Tierra mía”. En la presentación de ellos, Chema dijo: -“Este libro contiene algunos poemas ejemplares, escritos con sinceridad y sencillez, aspirando a que puedan llegar a consolar siquiera a un corazón entristecido. Si lo alcanzara a lograr, sería la satisfacción más grande de mi vida”.

Para la primera edición solicité a Consuelo Araujonoguera prologar el libro, y esto fue lo que escribió: - “Chema Maestre, dicho así con su hipocorístico en lugar de su nombre completo, es un amante de la belleza. De la belleza en su justa descripción semántica que la define como ese algo sutil, esa propiedad intrínseca que tienen los seres y las cosas que nos hace amarlos infundiendo en nosotros un goce especial, un deleite espiritual incomparable que, por ello mismo, no se parece a ningún otro sentimiento.

Esta condición que redime y rescata al hombre del materialismo y lo libera de la esclavitud que poco a poco ha ido imponiendo la sociedad de consumo, se ha puesto de presente siempre, a lo largo y ancho de la vida de Chema, de diferentes modos y formas: su acendrado romanticismo, su nobilísima concepción de la amistad, su natural jovialidad, su don de gentes, sus buenas maneras, su caballeresco sentido del honor han ido, a través de los años, delineando el prototipo que él encarna sobradamente y que corresponde más a aquellos viejos y nobles patriarcas del caserío llamado Patillal, que a los presurosos y apresurados ciudadanos del mundo actual.

Todo en Chema rezuma nobleza, romanticismo y poesía. Pero de esta última cualidad sólo supimos a medias cuando se develó el secreto a través del recado musical que su amigo José Hernández le enviara a Fello Fuentes en aquella octavilla feliz del canto que le compuso a la novia lejana:

Si ves a Chema Maestre
me le dices que le mande
a su amigo José Hernández
un recorte de poesía
que son pa' la novia mía
y no se te olvide Fello
porque a esos versos tan bellos
yo les pongo melodía …

Hoy no ha hecho falta que el compositor Hernández vierta en melodía los sentimientos de Chema porque éste, estimulado por el persistente afecto de nuestra común amiga y mecenas Lolita Acosta Maestre, se decidió a recoger un buen número de sus versos para presentárnoslo en este Poemario Elemental en el que nos desnuda sus sentimientos y pone ante los ojos asombrados de “ intelectuales” y académicos esta muestra de sus versos que, más que para ser sometidos a la aceptación o no del público, fueron escritos para abrirle paso y darle curso a la cauda de los sentimientos desbordados en lo profundo de su alma noble y sencilla.

Son más de cuarenta poemas escritos con los mismos elementos que forman la vida del autor y mantienen encendida su inspiración: la mujer y sus amores; el pueblo tranquilo del que no se desea partir para venirse a vivir a la ciudad ya demasiado grande; la amistad, con su irrenunciable carga de lealtades y de afectos; el campesino a cuyo lado vivió buena parte y de quien se aprendió la filosofía de las cosas hechas con amor; el baño en el río de arena sobre el cual había que oficiar el rito de las casimbas para poderle extraer un agua cicatera; las costumbres pueblerinas que enmarcaron y definieron el entorno cultural como aquella de moler el maíz bajo el esplendor del lucero mañanero; los personajes del pueblo que por su  bondad y su superación marcaron buenamente la vida del autor y, en fin, todas esas vivencias, gratas en veces y en veces tristes, que en los seres sensitivos como Chema Maestre van definiendo sutil pero firmemente su vocación poética.

Yo, lo digo sin vacilaciones, he sido gratamente sorprendida.

Conocer estos versos y encontrar en ellos auténticas expresiones poéticas de buena factura como esa cuartera que dice:

Óyeme corazón, lo que te pido:
No dejes que las penas te detengan
Recuerda que aunque estés envejecido
tienes a quien querer ¡y hay quien te quiera!...

O esta otra metáfora llena de belleza: “La vi en el amanecer de un sueño / acariciando de su jardín las flores…” es descubrir de pronto que ahí, a la vuelta de la esquina, muy cerca de donde uno vive está escondida la sensibilidad de un alma que se expresa en forma elemental pero hermosa. Todo ello demuestra y reafirma, una vez más, que para expresar los sentimientos y la belleza -o la belleza de los sentimientos, si se me permite- no son indispensables ni la Universidad ni la Academia porque con el corazón basta.

Y Chema Maestre tiene uno que late al compás de su inspiración y vierte en versos sus latidos.

¡Enhorabuena!...”

Sobre este mismo libro de Chema Maestre, Diomedes Daza Daza dijo: - “En medio del excesivo folclorismo que padece la región, este libro lo redime del silencio estéril y será el rastro representativo de su existencia”. Y Carlos Alberto Atehortúa comentó: - “Leer estos versos es volver a la primavera, si, a la estación donde florecen nuestras pasiones elementales. Gracias Chema. Hemos vuelto a vivir. Mejor aun, las cenizas de un volcán son flores nacidas en tu poemario maduro, con olor a pomarrosa”.

Paz en su tumba. La velación se realiza en la funeraria La Esperanza. El sepelio será esta tarde a las 4, en el Cementerio Central, previa ceremonia religiosa en la Iglesia de La Natividad.

viernes, 4 de enero de 2013

Acordémonos del Guatapuri



El primer artículo de este año  se lo voy a dedicar  a uno de los tesoros más lindos que nos ha regalado Dios, La cuenca del rio Guatapuri.  Nace en la sierra nevada de santa marta a más de dos mil metros, está formada  por hermosas lagunas y  por varios nacederos que la alimentan a su paso por la sierra. Nuestros hermanos mayores (Kankuamos y Kogis) saben de su valor y la cuidan con esmero para entregárnosla así de hermosa como llega a Valledupar. 

En la cuenca podemos encontrar gran diversidad de especies animales (principalmente aves) y vegetales únicas, recordemos que la sierra nevada es el macizo litoral más alto del mundo, se eleva desde la costa  hasta los cinco mil setecientos metros sobre el nivel del mar(pico Cristobal Colon y Simon Bolivar), tiene todos los pisos térmicos y es reconocida además por las tradiciones culturales que conservan las poblaciones indígenas que la habitan (Kogi, Arhuaco, Kankuamo y Wiwa).

Los Vallenatos debemos renovar nuestro sentido de pertenencia, estamos en un momento crucial en la historia de nuestro querido Valle que no es de los españoles sino del cacique Upar, grandes cambios se están dando en el municipio, Estamos pasando de pueblo grande a ciudad y por eso hago un llamado a nuestros mandatarios y a la población en general para que protejamos  los recursos de vida que Dios ha dispuesto para nuestro bienestar.

Les aseguro que si la cuenca del rio Guatapuri es protegida para que ella misma se regenere obtendremos muchos beneficios en todos los planos (social, económico y ambiental);  la temperatura en la ciudad disminuirá varios grados, la flora y la fauna aumentara notablemente y el rio que pasa muy cerca del centro histórico de la ciudad podrá ser utilizado como destino de eco-turismo. Si le preguntan al “Panao” les dirá que hace algunos años él se bañaba en esta zona donde el agua todavía no estaba contaminada por la avaricia desordenada e indolente de algunos colonos e incluso paisanos.

Las fincas alrededor de la cuenca se aprovechan de la falta de regulación dándole un uso desmedido a  estos recursos (agua, tierra, flora y fauna)  que representan un patrimonio para Valledupar y el mundo, por otro lado no es justo que el Guatapuri esté siendo utilizado como botadero ya que existen en el municipio lugares apropiados para esto, tampoco es un terreno apto para construir vivienda y las autoridades que conocen el problema deben darle manejo a estas situaciones pues es su responsabilidad.

Aquí tienen al pueblo que quiere su rio y estamos dispuestos a prestar la colaboración necesaria para que nuestros nietos lo conozcan así de hermoso como los compositores vallenatos lo han visto y con su belleza se han inspirado.
Por. Gonzalo Jose Rugeles Aroca