Para quienes aman a Dios, todo contribuye para su mayor bien: Dios endereza absolutamente todas las cosas para su provecho, de suerte que aún a quienes se desvían y extralimitan, los hace progresar en la virtud, porque se vuelven más humildes y experimentados.

SAN AGUSTÍN

Google

martes, 18 de diciembre de 2012

MEMORIAS DE UNA CREYENTE


En un tiempo no muy lejano compartí unos días con una creyente de una religión protestante que llaman "pentecostal", le pregunté abiertamente el porqué de su forma de vestir, y miren que maravilla me contestó:
Me hablaba sobre un presagio de la biblia, Lucas, Mateo, Juan, en fin lo olvide; pero recuerdo que enunciaba tácitamente que el pueblo de Dios tenia que diferenciarse de los demás. ¡Y vaya que sorpresa! ¿No somos todo el pueblo de Dios? Ellos se creen diferentes por su peculiar manera de vestir: las mujeres  manejan su pudor a través de faldas por debajo de las rodillas, sin accesorios lujosos, sin maquillaje; por su parte los hombres suelen utilizar vestimenta elegante con pantalones y camisas manga larga, y demás atributos que ustedes ya deben saber.

Le dije que lo estaban mal interpretando, si Dios quiere que su pueblo sea diferente no tiene que ver con el vestir, porque si fuera así, porqué no visten como José y Abraham sería lo mas parecido a su época bíblica. Continuando en mi opinión cada vez más interrumpida y casi enojadiza de mi acompañante, anexe (solo para mí) que ese pasaje de la biblia hacia referencia a que las personas deben diferenciarse por su manera de pensar transmitiéndolo a sus actos y que aferrarse a esa vestimenta simplemente negaba su libertad de elegir y expresarse. Pero ella sutilmente me dio la espalda, no me dejo terminar y se fue.

Ante todo me molestó, me tome el tiempo suficiente para escuchar su larga charla de treinta minutos que me generaba mas dudas que veracidad y cuando por fin tuve tiempo de expresarme, su cara se enfurecía y prácticamente huyo del lugar con el simple pretexto de que le hablaba una joven "mundana". ¿Mundana? ¡Que alguien me explique esa palabra! De cuando acá hay personas que no pertenecen al mundo, digo, acaso se mudaron del universo y volaron al país del nunca jamás? Luego lo deje pasar, aun siendo algo menor, intente sacar lo que se llama madurez y no reclamarle.

Me propuse entonces  investigar el comportamiento de esa creyente y su focus group, ese mismo día me invito a felicitar una de sus amigas que se encontraba de cumpleaños, pensé que era el momento perfecto para integrarme y conocer de sus gustos y preferencias.

Cuando llegué al lugar y me rodee totalmente de un aproximado de diez personas entre hombres, mujeres y niños;  noté su  grata amabilidad con los nuevos visitantes. Pero del mismo modo me decepcioné, los llamados hijos de Dios son más imperfectos que un hibrido animal. Les sorprenderá lo que vi, para mí fue aterrorizante pero se lo resumiré en esta frase: “el chisme que gira y gira”, así es, se tomaron un poco más de dos horas para criticar y hasta burlarse de otros integrantes de su religión, para nada constructivo, sus temas de conversación lo mucho que podía llegar después de hablar de ellos mismos era un reality show de RCN y la búsqueda de pareja de boda a una mujer de unos 36 años.  

Entre risas y al final una oración donde no entendía su esencia por tantos  gritos de aleluyas y amén que me eran confusos finalizamos la visita, le comenté a mi acompañante que no era valido su comportamiento partiendo del supuesto de que su fe es mas elevada que la de cualquier otro ser, ¡y otro pelotazo para mi cabeza!  Mi opinión no importa, para ella debía callar, porque el mundo donde ella vivía simplemente era una brújula de insensatez donde solo ellos pueden imaginar la concepción de la razón y la verdad.
Entonces comprendí que creer o no creer era la cuestión, que entre lo bueno y lo malo existen eslabones perdidos y no siempre lo que creemos bueno es lo correcto, que la fe es engañosa cuando se contagia de maldad y nos hace ilusionarnos con paisajes brillantes porque es aquí donde cae la gente y se deja llevar.
Lastimosamente la estadía no duro mucho, volviéndose poco fructífero y monótona; hoy siento pena por ella y por muchos más pero sé que algún día serán libres de su atadura y de su fe engañosa.
Solo queda decir que estas son las memorias de una creyente más.


Por. Luz Mila Romano P.


No hay comentarios:

Publicar un comentario