Para quienes aman a Dios, todo contribuye para su mayor bien: Dios endereza absolutamente todas las cosas para su provecho, de suerte que aún a quienes se desvían y extralimitan, los hace progresar en la virtud, porque se vuelven más humildes y experimentados.

SAN AGUSTÍN

Google

jueves, 15 de noviembre de 2012

Padre nuestro


 Padre nuestro que estás en los cielos,
     Santificado sea tu nombre.
     Venga tu reino; hágase tu voluntad
     En la tierra así como se hace en el cielo.
     Danos hoy nuestro pan para mañana;
     Refresca nuestra alma con el agua de la vida.
     Y perdónanos nuestras deudas
     Así como también perdonamos a nuestros deudores.
     Sálvanos de la tentación, líbranos del mal,
     Y haznos cada vez tan perfectos como tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario