Para quienes aman a Dios, todo contribuye para su mayor bien: Dios endereza absolutamente todas las cosas para su provecho, de suerte que aún a quienes se desvían y extralimitan, los hace progresar en la virtud, porque se vuelven más humildes y experimentados.

SAN AGUSTÍN

Google

viernes, 3 de junio de 2011

NUESTRAS CAPACIDADES INFERIORES

Si mi primer crítico lee este artículo seguramente dirá: “este tipo no aprende, como le va a hablar de capacidades inferiores a los hombres, ellos seguramente se detendrán un rato largo en el tiempo y el resto de frases de este escrito quedaran en el olvido”. Pero yo me arriesgo como Uribe cuando confió en Arias y después en Santos de la misma manera y con el mismo amor a la patria, así lo hago yo.

Ya que hablo del ex presidente Uribe el tal vez al leer este articulo como en cámara lenta pensara con voz de héroe: “Este muchacho tiene razón, es verdad! hay que cuidar los huevitos y mucho más si son tres. El bellaco de Santos cree que ahora no valen nada pero cuando el pincher gobierne todo volverá a la normalidad” al fondo se escucha un aullido homérico de amor a la patria y a la u de Uribe.

Chávez sin dudarlo exclamaría “Santos y Obama creen saber más de letra menuda, y con su risa fingida pretenden ganar esta guerra pero yo tengo más huevos que ellos dos”. En ese mismo momento mirará el cuadro de Simón Bolívar y susurrándole al oído le dirá: “pero bueno chico ahora que Osama esta muerto y Fidel se orina los pantalones, es mi momento pueblo! yo seré el líder antiimperialista de moda, lástima que Bush no está y a Uribe le ponen el bozal que antes era de Arias”.


Mi argumento va más allá, mucho más allá de la mente emprendedora de los dos hermanos aventureros de la sierra, amigos de los indígenas y por tanto exportadores de mochilas indígenas. Mucho más allá de la hipocresía de Santos, bueno tan allá no, tampoco hay que exagerar. Pero si es mas allá de lo que nosotros los humanos en diferentes ocasiones por no esforzarnos lo suficiente desaprovechamos de una manera incomprensible. El padre creador no los ha dado todo y muchos de nosotros morimos sin poseer nada en nuestro ser.

Contamos los seres humanos con capacidades superiores y cuando digo superiores ahí si me atrevo a exagerar, hablo de la felicidad que nos da el amor esa que muchas veces dejamos a un lado por las limitaciones de este mundo.

Hace menos de un mes escribí y en el momento que escribía pensaba que Dios iba a colocar esa frase en el lugar correcto. “La vida nace de propósitos y asimismo muere por la ausencia de estos” (GR), Dios con la vida nos da propósitos sobrenaturales y con sobrenaturales no me refiero a la capacidad de los dirigentes públicos de robar en Colombia. Me refiero a algo que no es de este mundo, algo intangible y que vale mucho más que todas las cosas que podemos percibir con los sentidos que usamos: visión, gusto, olfato, tacto, oído y en casos especiales hay un sexto sentido como el de Uribe que tiene tres huevos.

Si pudiéramos ver con los ojos de alma como lo hace el gran maestro Leandro Díaz o como los jóvenes que interpretaron a la perfección el poema que escribió Adrian Pablo Villamizar Zapata, que por cierto gano en la categoría de canción inédita este año en el marco del festival Vallenato y para mi es una de las mejores canciones que ha parido este pueblo; si le permitiéramos al alma ver lo que los ojos no pueden, lograríamos llegar a un nivel superior.

Comparto el video: http://www.youtube.com/watch?v=JRrrjuzOdWg

Ciertamente si tuviéramos ojos en el alma y no en la cabeza lograríamos ser muchos más felices que Aristóteles Onassis aquel joven emprendedor, que comercializaba habanos y por tanto su negocio dependía de los pulmones enfermos de miles de personas que en su momento se creyeron libres por la falsa ilusión del capitalismo que los encerraba en su propio pensamiento, surtiéndolos de necesidades artificiales.
Aristóteles tenía una exitosa vida profesional y logro en poco tiempo convertirse en un magnate casi de todos los negocios. Su oro era incalculable y su poder sobre lo mundano inmenso, pero al final de todo fue feliz? No lo creo... Su hijo varón murió cuando solo tenía 23 años y su hija le llevaba la contraria en todo, tuvo varias mujeres y con ninguna disfruto el placer infinito que da el amor por lo tanto este personaje no conoció nunca la felicidad del alma.

Al resto de la humanidad les quiero decir que miremos nuestras capacidades superiores y busquemos la felicidad en el amor de Dios que es infinito.

Con cariño para ustedes.
Gonzalo José Rugeles Aroca, Jueves 2 de junio de 2011(Editado 7-Sep-2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario