Para quienes aman a Dios, todo contribuye para su mayor bien: Dios endereza absolutamente todas las cosas para su provecho, de suerte que aún a quienes se desvían y extralimitan, los hace progresar en la virtud, porque se vuelven más humildes y experimentados.

SAN AGUSTÍN

Google

lunes, 13 de diciembre de 2010

Perspectiva de un tío ilusionado.

By. Pedro Duran

Todo comenzó hace unos meses, mi ñoña como le digo de cariño a mi hermana, nos dio a mi hermano y a mi, la noticia de que estaba esperando nuestro primer sobrino y a mamá y a papá su primer nieto, ya imaginaran la alegría que nos invadió. En todos esos meses pensamos en muchas cosas, todos estábamos muy, muy felices.

El jueves 2 de diciembre me dan la GRAN noticia de que mi pequeñito había nacido, aaaaaaaa que alegría, que emoción, “SOY TIO” dije en ese momento con gran sentimiento. Al llegar a la clínica donde estaba mi hermana con mi sobrinito, mi mama, tenia los ojos algo aguados, ¿Qué paso? Pregunte inmediatamente, mamá me dijo, el bebe esta bien, pero hay un problemita con el, nació sin un piececito, ya podrán imaginar mi tristeza, pero me senté por un momento, llame a una gran amiga y le comente para desahogarme, me calme y asimile la noticia, después de un rato me levante de esa silla y con una lagrima de alegría revuelta con sentimientos extraños, di gracias a Dios, porque a pesar de que había nacido sin ese piececito, estaba vivo. Acepte que era así y que ya no se podía dar marcha atrás, en ese momento pensé en tantas cosas por ejemplo: como serian sus primeros pasitos, como correría cuando estuviese grandecito, como seria su relación con los demás niños, en fin… fue un momento triste, pero alegre, porque lo podríamos disfrutar, podríamos cargarlo y enseñarle muchas cosas.

Sorprendentemente todos aceptamos la noticia con alegría y con amor, quizás todos pensábamos en lo mismo “a falta de su piececito le sobraran muchos brazos que lo cargaran, lo arrullaran, lo sostendrán, en fin”, los médicos no dieron razón concisa del porque había nacido sin ese piececito, pero no preguntamos mas y nos concentramos en mi hermana quien acababa de salir del quirófano, estaba bien gracias a Dios, cuando paso a la habitación de la clínica, fuimos a abrazarla y a besarla.

Al siguiente dia (viernes) por la noche, le dieron salida a mi hermana, al llegar a casa, derramo grandes lagrimas por haber dejado a su bebe en un incubadora, el cuñado siempre a su lado se sentó con ella, la abrazo y quedaron allí por un momento.

El bebe había nacido prematuramente, de 6 meses y 3 semanas, por tal razón tenia que permanecer en la clínica en una incubadora mientras se le maduraban los pulmoncitos y se adaptaba totalmente al nuevo ambiente.

Resumiendo todo este tiempo, mi hermana salía contenta cada mañana y cada tarde a ver su bebe, salía y llegaba con una gran sonrisa, porque los médicos le decían que el bebe estaba evolucionando muy bien y que alegría para nosotros al verla llegar y decir que el niño estaba bien, y asi pasaron nueve dias.

El viernes diez de diciembre, por la tarde, salió mas alegre que en los días anteriores y se veía radiante mi ñoña, al salir nos dijo voy a registrar a Andres David, el nombre de mi angelito. Pasadas unas horas suena mi teléfono y era mi papá, me dijo con voz endeble “hijo, alístate y vente para la clínica, el niño murió” esa es la noticia mas dolorosa que me han dado en 20 años de vida, se me arrugo el corazón y el alma, quede inmóvil por un momento y unos amigos que estaban conmigo en ese momento preguntaban “hey ¿Qué paso? ¿Qué paso?” los escuchaba a lo lejos, cuando reaccione les dije y salí corriendo a cambiarme el suéter y a montarme en el carro.

Espere por una hora y treinta minutos aproximadamente, los cuales me parecieron eternos, al ver salir a mi hermana junto a sus esposo, a mamá, papá y los padres de Víctor, mi cuñado, vi el cuadro mas triste de mi vida, todos venían destrozados. Pasamos a la funeraria esa misma noche y alla toque por primera vez a mi pequeño y prematuro sobrinito, no tienen idea de cómo se siente eso, ES TERRIBLE!!!

Hoy once de diciembre del 2010 lo dejamos en el cementerio y con tristeza nos despedimos de el.

Mi pequeño y hermoso sobrino, vino al mundo y nos alegro profundamente, nos llenamos el alma, la mente y el corazon con ilusiones y alegrias que pensamos ver realizadas con su sonrisa, sus primeros pasos, sus primeras palabras, las caídas cuando estuviese aprendiendo a caminar, el primer dia en la escuela, tantas cosas imaginamos y tantos retratos que hacíamos en nuestro ingenuo pensamiento, pero la voluntad de nuestro Dios no fue esa. Fueron nueve dias de ilusiones, nueve dias de incertidumbre, nueve dias de esperanza, nueve dias... y en un abrir y cerrar de ojos se nos fue, se nos fueron las iluciones, las alegrias, las esperanzas y ahora nos quedan las lagrimas, la tristeza y el vacio que nos deja su partida... Mi pequeño Andres David, un angelito que llevaremos en nuestro pensamiento siempre, DIOS LO TENGA EN SU GLORIA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario